• Amelia Rivera

Un Día de la Tierra en cuarentena; lecciones que aprender

Hoy Día de la Tierra podemos aprovechar la quietud de la cuarentena para tomar consciencia de las manera en que nuestro desaceleramiento en estas últimas semanas ha tenido un impacto en la naturaleza.


La naturaleza puede recuperarse sola


En estas semanas en que los habitantes de ciudades enteras se han quedado en casa ó han reducido significativamente su tráfico y actividades productivas, muchas especies de animales y plantas han recuperado sus espacios.


Por ejemplo, el simple hecho de no poder salir a arreglar los antejardines en el Reino Unido ha permitido que ciertas flores silvestres vuelvan a salir, dándole alimento y protección a especies locales de abejas que estaban desapareciendo. Los espacios urbanos y rurales donde vive gente se están volviendo en pequeños espacios de conservación sin afectar negativamente la vida humana. Cancún ha sido visitado por los habitantes del bosque, incluyendo un jaguar.




Las cadenas de suministro globales pueden reducir su huella de carbono


Con el pánico de la falta de equipo de protección personal contra el COVID-19, tales como las mascarillas N95, nos hemos dado cuenta de la importancia de no depender de unos pocos proveedores lejanos y más bien contar con la producción local. Durante esta crisis, varios países han recurrido a la impresión 3D para proveer de suficientes equipos de protección y respiradores a sus hospitales y a su población.


A medida que la globalización se reduce durante la pandemia estamos probando opciones más sostenibles que deberíamos mantener después de que esta pase. Son una opción para reducir nuestra huella de carbono y evitar llegar a un punto irreversible en el deterioro ambiental.


La adopción de una economía circular necesita acelerarse


La economía circular es un concepto que tuvo se popularizó en el 2015 y exige el uso de materiales de producción reusados, reciclables o biodegradables. El coronavirus ha traído a la luz la falta de equipo de protección personal en los hospitales y la insostenibilidad de la cadena de suministro médica y farmacéutica.


Hasta los años setentas las batas y máscaras se esterilizaban y volvían a usar, pero estas se reemplazaron por las de un solo uso que hoy están en escasez y contaminan las calles de muchas ciudades durante la pandemia. Necesitamos encontrar materiales que se pueden reusar sin comprometer nuestra seguridad ó materiales de un solo uso que pueden biodegradarse o reciclarse.


El tráfico de vida silvestre debe parar YA para evitar el contagio de más enfermedades zoonóticas


Al menos un 60% de las enfermedades infecciosas que afectan a los humanos son de origen animal y estas están emergiendo más rápidamente que en el pasado. Las razones principales son el tráfico de vida silvestre para mascotas, comida y medicina tradicional.


Necesitamos nuevos modelos de interacción con las especies silvestres que reduzcan el contacto y, así, futuras pandemias.


El mejoramiento rápido de la calidad del aire es posible


En marzo, varios grupos de científicos comenzaron a notar la reducción de gases de efecto invernadero y el mejoramiento en la calidad del aire alrededor del mundo debido a la reducción en la actividad humana. Entre esos la compañía de monitoreo satelital del clima Pachama.

En el último mes se ha visto un mejoramiento en la calidad del aire a nivel mundial debido a una reducción del 70% en el uso de automóviles, 20% en la producción eléctrica debido entre otras cosas a la reducción el turismo masivo , entre otros indicadores. Ojalá no necesitáramos de una pandemia para adoptar medidas tan contundentes como estas. El cambio climático es una emergencia global.


La hiper conectividad entre poblaciones humanas trae grandes riesgos


En las últimas tres décadas el crecimiento del comercio internacional ha llevado a que haya muchos más vuelos comerciales internacionales al igual que más transporte de carga que nunca antes. Esto ha incrementado el riesgo de llevar especies invasivas ó enfermedades de un lado del mundo a otro.


Tal como se ha visto con el coronavirus, los portadores generalmente son asintomáticos, los primeros 10-14 días. Al terminar esta crisis tendremos que re pensar la manera como nuestras ciudades, nuestro transporte local e internacional y el comercio mundial internacional se lleva a cabo para reducir no solamente el riesgo de contagio de viruses sino también la huella de carbono de estas actividades.


Más del 50% del planeta debería ser áreas protegidas


El planeta ha perdido a más del 70% de especies animales desde 1970 debido a cambios en las actividades humanas que han llevado a la pérdida y degradación del hábitat por la agricultura y sobre explotación de especies silvestres. La destrucción del hábitat de muchas especies nos ha puesto en mayor contacto con la vida silvestre, aumentando la posibilidad de contagio de enfermedades zoonóticas como el coronavirus.


Limitando las áreas de actividad humana, le daría más espacio a la naturaleza para recuperarse por sí sola. Mejor aún, si existen redes de reservas y parques que permitan el movimiento de especies migratorias. Ya ha habido llamados a proteger al menos la mitad del planeta y esperemos que esta crisis haga que estos llamado se tomen más en serio.



Necesitamos acciones más grandes y contundentes YA


Desafortunadamente tuvimos que tener una pandemia para que el mundo entero redujera las emisiones de gases de efecto invernadero que están generando el cambio climático. Ahora lo importante es comenzar con el pie derecho después de que esta crisis pase.


Tal y como se han tomado acciones radicales y contundentes para la salud y la economía durante la pandemia, tenemos que poder tomarlas ante la emergencia climática. Que le estemos dando un respiro al planeta no quiere decir que ya esté todo curado y podamos volver a la misma “normalidad” de antes. Reinventémonos y reconstruyamos nuestra vida en el planeta de una manera más sana y sostenible.


¿Qué otras lecciones crees que podemos extraer de esta experiencia colectiva global? Coméntalas y por favor comparte este artículo con tus amigos y familiares.





SECURE PAYMENT:

American-Express-copy.png

TEL: +502 7762-2565

E-MAIL: info@atitlanreserva.com

DIRECCION: Antigua Finca San Buenaventura, Panajachel 07010

  • Facebook Social Icon
  • Trip Advisor Social Icon
  • Instagram Social Icon

© 2020 Reserva Natural Atitlán