SECURE PAYMENT:

American-Express-copy.png

TEL: +502 7762-2565

E-MAIL: info@atitlanreserva.com

© 2018 Reserva Natural Atitlán 

  • Facebook Social Icon
  • Trip Advisor Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Amelia Rivera

¿Qué hacer para salvar nuestras selvas y bosques?

Actualizado: 8 de sep de 2019



Mientras el Amazonas arde por 20 días consecutivos y finalmente recibe atención mediática, bosques en Rusia, Turquía, Filipinas, las Islas Canarias, Alaska y Grecia también van arrasando con enteros ecosistemas y fuentes de oxígeno para todo el mundo. Lo más alarmante es que esto parece ser la nueva tendencia a causa del calentamiento global y nuestros líderes continúan expandiendo la frontera agrícola y tomando decisiones que ponen en riesgo a millones de especies y miles de personas que habitan y viven de los bosques y selvas tropicales. ¡Despertemos!


Lo importante es abrir los ojos y no esperar a que otros actúen por nosotros. Hay pequeñas acciones que todos podemos llevar a cabo que le darán un respiro a nuestros pulmones. Acá está una lista que compilamos y si se te ocurren más por favor compartílas con todos nosotros.


1. Reducí tu consumo de madera y papel


La industria continúa talando árboles en algunos de los bosques más amenazados del planeta para hacer productos de madera y papel como papel para impresoras, directorios telefónicos, muebles, entre otras cosas. Lo más triste es que más del 78% de los bosques primarios han sido talados, quemados o degradados en el último siglo y esto no ha parado aún.


Entre las cosas que podés hacer para darle un respiro a los bosques y selvas está siempre llevar tus bolsas de tela reusables al super, utilizar ambos lados de las hojas de papel, usar servilletas de tela y evitar productos desechables de papel ó cartón.


Cuando comprés productos de papel, intentá conseguir productos con alto porcentaje de material reciclado. Además ahora hay productos de papel que no provienen de árboles sino de restos agrícolas como cañámo, paja, etc. Aún no hay tanto de estos productos, pero podemos exigir que lleguen a nuestras tiendas.


Cuando comprés muebles y productos de madera asegúrate que no venga de bosques antiguos o primarios e idealmente busca productos de madera reciclada o certificada. No apoyes negocios que continúan talando bosques antiguos.


2. Comé menos carne de res


El reducir tu consumo de carne, en especial de carne de res, reducirá la demanda por ella lo cual reducirá la presión por acabar con más bosques. Podés también conseguir carne de fuentes más sostenibles que la de la ganadería industrial que se está comiendo nuestras selvas.


En general la carne que compramos en productos congelados o procesados viene de fuentes no sostenibles que están acabando con nuestras selvas y bosques. Si comemos menos carne y la que comemos viene de fuentes sostenibles y responsables con el medio ambiente y sobretodo con nuestras selvas, le damos un respiro importante a nuestro planeta.


Hay fuentes de proteína muy ricas y saludables con la que podemos complementar nuestra dieta si decidimos reducir o eliminar la carne y los beneficios para el medio ambiente nos darán más oxígeno y biodiversidad. Eso es oro.


3. Responsabilizá a las empresas

Los negocios tienes que saber que los consumidores los responsabilizan por prácticas destructivas para las comunidades y el medio ambiente. Podemos hacérselo saber al no comprar más con ellos, y/o contactándolos para que sepan los valores y necesidades que tenemos como consumidores.


Si les exigimos una producción y extracción de recursos sostenible y eco-amigable eventualmente tendrán que cambiar para satisfacer las necesidades del mercado. Mientras más consumidores conscientes hayamos, más productos amigables con el ambiente y las comunidades habrá.


4. Apoyá a comunidades en las selvas y bosques

Hay muchas comunidades que viven en las selvas y de lo que las selvas les proveen. Si queremos proteger la selva, ellas son las que mejor lo saben hacer si tienen el apoyo necesario. Existen muchas organizaciones a través de las cuales se puede comprar una hectárea de selva para protegerlo, pero esto ignora el hecho que hay gente que vive en el área. En vez, hay proyectos que apoyan a las comunidades locales para que estas puedan seguir viviendo de los bosques y selvas y conservar los pulmones de todo el mundo.


En Guatemala hay organizaciones como la Asociación de Comunidades Forestales de Petén que trabaja con 23 organizaciones campesinas e indígenas que practican un manejo forestal comunal en la Biosfera Maya. ACOFOP organiza programas para el uso sostenible de la selva, turismo comunitario, manejo de recursos no maderables, entre otras iniciativas que benefician a la comunidad y protegen a la selva. Así mismo, están los bosques manejados por los 48 cantones de Totonicapán. Estos son iniciativas de las comunidades de Guatemala que sirven de ejemplo a nivel mundial.


Si querés donar tu dinero o tiempo asegúrate que sea a iniciativas manejadas por las comunidades. Esto permitirá que tu ayuda beneficie a una mayor cantidad de seres en un plazo más largo ya que estas comunidades seguirán trabajando.

5. Infórmate e informa a otros acerca del estado de las selvas y como ayudar

No esperés a que salga una noticia tan grande como la de la quema del Amazonas para informarte y actuar. Mantente al tanto de lo que pasa por medio de ONGs y organizaciones conocidas que estén trabajando en la conservación de las selvas y bosques. Podés seguir en Facebook a organizaciones chapinas como la Asociación de Comunidades Forestales de Petén, Madre Selva, ARCAS ó a nivel internacional a organizaciones como Rainforest Alliance, Protect and Acre, Rainforest Trust.


¿De qué otras maneras podemos salvar nuestras selvas?



82 vistas