SECURE PAYMENT:

American-Express-copy.png

TEL: +502 7762-2565

E-MAIL: info@atitlanreserva.com

© 2018 Reserva Natural Atitlán 

  • Facebook Social Icon
  • Trip Advisor Social Icon
  • Instagram Social Icon

Historia natural del lago de Atitlán

Centro América, como parte del cinturón de fuego del Pacífico, es geológicamente muy activa. Prueba de ello son las tres calderas gigantes que hoy se pueden detectar en el área de Atitlán. 

 

La más antigua, Atitlán I, identificada con la ayuda de imágenes satelitales tuvo un ciclo de hace 14 a 11 millones de años. Le siguió la Atitlán II, con un ciclo de hace 10 a 8 millones de años y la más reciente, Atitlán III, tiene una antigüedad de cerca de 1,5 millones de años y ha tenido cuatro enormes erupciones.  

 

La actual cuenca del lago Atitlán experimentó hace 85,000 años una cataclísmica erupción que vaporizó la vida en lo que es hoy Guatemala y cubrió de cenizas desde Florida hasta Panamá. 

El Volcán San Pedro surgió hace más de 40.000 años, Volcán Atitlán entre 40.000 y 10.000 años atrás y el Volcán Tolimán hace menos de 10.000 años. Se tienen datos de erupciones recientes en 1469 e, intermitentes, desde el año 1826 hasta 1856.

Volcanic features of the Lake Atitlan ar

El Atitlán es el único volcán activo en la zona con erupciones en 1469 y entre 1717 y 1721. También estuvo activo intermitentemente entre 1826 y 1856. De estas últimas erupciones, la única fuerte ocurrió el 3 de mayo de 1853, cuando las cenizas oscurecieron los cielos alrededor del lago. El Cerro de Oro es un domo de lava joven con menos de 5,000 años de edad.

Hace 13 a 15 millones de años y tan sólo 40 millones desde que caminara sobre la tierra el último dinosaurio, emergió de los mares el puente terrestre que unió a los continentes sur y norte americanos: Centro América.

​En el encuentro del ártico y el trópico se desarrolló una variada y singular biodiversidad con animales y plantas de ambos continentes. Cuando los seres humanos llegaron al istmo hace unos 20.000 años encontraron un ambiente rico y diverso.

 

Las glaciaciones dejaron montañas neárticas de abundancia rodeadas de un mar de vida tropical. Además, el asilamiento de montañas y valles facilitó la evolución de especies únicas de animales, plantas y aves. El pavo de cacho, un ave en vías de extinción, evolucionó en estas montañas y sólo se encuentra aquí. A esto se le llama ‘endemismo.’

            

Aquí en el lago Atitlán, la vida neártica se encuentra en las montañas que bordean el lago hacia el norte (pinos, encinos y venados) y la neotropical se encuentra en las faldas de los volcanes del sur (maíz, cacao y monos).

 

  • Estacionamiento gratuito

  • Internet de alta velocidad

  • Wifi gratuito

  • Centro de visitantes

  • Auditorio (250 personas)

  • Restaurante

  • Mariposario en el Geodomo

  • Cables X-Tremos

  • Cables Ultra X-Tremos

  • Senderos naturales

  • Puentes colgantes

  • Cataratas